Vosotros sois la luz del mundo

Estoy casi seguro de que algún día te ha llamado la atención la cantidad de velas encendidas en una iglesia, basílica o catedral. En lo personal, al visitar una iglesia, me llamó la atención la escena plasmada en la fotografía: una iglesia algo obscura y al frente de un pequeño altar, una buena cantidad de velas consumiéndose en un gran silencio, muchas veces sin ser percibidas por los turistas, peregrinos o hasta por los devotos del lugar.

En ese instante me llegaron a la mente dos versículos del Evangelio de San Marcos que dicen: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder”; y “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”.

Tú, yo y cada uno de los hombres, estamos llamados a ser esas velas que, con nuestros actos cotidianos, nuestros muchos o pocos dones que tengamos, nuestra forma de ser y nuestras virtudes, vamos dando gloria a Dios e iluminando este mundo.

Muchas veces creemos que no alumbramos con nuestros pequeños actos pero no olvides que el mundo está lleno de pequeños detalles. ¡Tú eres luz del mundo! ¡Tú haces la diferencia! El mundo necesita de nosotros, necesita de ti.

Previous post
Una obra de arte viendo a su Creador
Next post
La voz redentora de Cristo

No Comment

Deja un comentario

Back
SHARE

Vosotros sois la luz del mundo