Una obra de arte viendo a su Creador

Caminando por las calles de la ciudad de Florencia, cuna y maestra de tantos escultores, pintores y músicos de gran fama, me encontré con esta escena: Un verdadero artista plasmando en la calle peatonal una bella obra con trozos de tiza. Sinceramente no pude contener las ganas de tomar la cámara fotográfica y perpetuar esta memorable escena. Ha sido un momento que me ha hecho reflexionar, sobre la actitud que cada uno de los hombres, cada uno de nosotros, deberíamos de tener con nuestro Creador y Artista: Al igual que en la fotografía, volver nuestra mirada a Él. Una mirada llena de amor y de gratitud por el don de la vida, la salud, las amistades y de todos los pequeños detalles que hacen maravilloso este mundo y que muchas veces inadvertidamente dejamos pasar.

Imaginé la alegría con la que Dios (el Artista) nos creaba. Me lo imaginé con una sonrisa en sus labios y los ojos con un brillo típico de alegría, misericordia, esperanza, amor; En algún momento lo vislumbré con una mirada pensativa, y contemplando cada uno de nuestros más mínimos detalles, hasta verse complacido con su obra. No se cansaba de vernos y cada vez se fijaba más en los miles de detalles que hacen de nosotros esa obra maestra, su obra maestra, la mejor de las creaturas. Creados a su imagen y semejanza.

Intentemos en este día dirigir nuestra mirada Aquel que nos ha creado y que este encuentro de miradas, realmente sincero, nos lleve a experimentar el corazón misericordioso de Dios Nuestro Señor. ¿Te animas?

Previous post
¿Cómo compaginar la justicia delante de la novedad de la misericordia cristiana en la actualidad?
Next post
Vosotros sois la luz del mundo

No Comment

Deja un comentario

Back
SHARE

Una obra de arte viendo a su Creador