Un gozo comunitario o personal

por Lázaro García

Una perspectiva es tan sólo una visión que proyecta una cuestión para el hombre. En este escrito Maritain informa la tendencia del artista a constituirse su propio juez y su propio bien, es decir, crear o realizar para perfeccionarse a sí mismo. Desde esta postura se puede decir que aunque a veces se tiene una responsabilidad frente a un grupo de personas el artista tiene el derecho a llamarlos críticos, compañeros, mercado o para Maritain sencillamente comunidad.

Para no prolongar mucho esta explicación demostrando la responsabilidad que existe en la creación de una obra para el artista y la relación social que crea un inspirado en aquellos que se identifican con el pensamiento del autor diremos que aceptamos la propuesta de Maritain.

El artista es una riqueza en sí misma, quizá un privilegiado. Como expresión posee la facultad de despertar a su sociedad o de hacerla soñar con un reposo místico y todo esto es un gozo para él. El gozo de la experiencia estética es para el artista y “si a otros no les gusta pueden no mirar” (R. Tamayo). Pero no es tan fácil, también otros pueden identificarse con esta obra y hacerla un símbolo de una ideología. Para la sociedad se deben imponer condiciones al artista porque su inconformidad con el sistema desdice; por el contrario es indecente presentarse como patrocinador de un partido ya que sería reducir la inventiva a temáticas que lucran su valor inadecuadamente.

El artista tiene sus metas y puede ofrecer su labor como un homenaje o servicio a cierta causa por una convención de ideas o un acuerdo pero no puede ser sometido a efectuar trabajos que delimitan de un modo tiránico la creatividad de su intuición y terminan por desfigurar el arte. En esta situación Chagall, un hombre que colaboraba con el sistema educativo de Rusia es un paradigma, porque no propagaba ideas políticas ni propaganda con su arte.

En vez de esto observamos que la intuición creadora logra explicar desde la riqueza humana que exige a los artistas compartir valores morales o religiosos de una sociedad y quizá por eso no se exagera al decir que un pintor o un poeta pueden ser la más perfecta síntesis o antítesis de una sociedad.

La autonomía del arte se hace poseedora de un carácter grupal que a menudo discierne y busca aplicaciones factuales a través de un pensamiento lineal o una perspectiva en el arte de ideas que identifica una forma de pensar con un estilo al crear. Ejemplo; impresionismo, vanguardismo, orfismo.

Pero que el arte pertenezca a un grupo o a una sociedad son afirmaciones que no se pueden decir en vida del autor ya que este podría desmentir aquella tendencia. Quizá es más claro decir que nos identificamos con él pero queda claro que no poseemos más que una expresión de sí. El artista es un poseedor y nos presta su nombre para ilustrar a su pueblo.

Previous post
El agua es vida
Next post
No quites tu nacimiento

No Comment

Deja un comentario

Back
SHARE

Un gozo comunitario o personal