Archivos

Un corazón actualizado

scjnewPor Javier Gaxiola LC

Vibra el teléfono en tu bolsillo. Probablemente lo acababas de guardar, pero eso no te detiene. Lo vuelves a sacar y de nuevo observas con atención la pequeña pantalla por enésima vez en el día. Actualizaciones nuevas de 6 aplicaciones. “Posponer” piensas, aunque como ya lo has hecho dos veces, sabes que tarde o temprano las aplicaciones se volverán obsoletas. Aunque no quieras, te verás obligado a hacerlo algún día. Procedes con las actualizaciones. Pasan unos segundos y el aparato vuelve a vibrar: “Tus aplicaciones se han actualizado”. Y así cada semana, o cada tres días… tus aplicaciones siempre nuevas, y siempre las mismas.

Me serví de esta pequeña narración porque  es uno de los rituales más comunes de nuestro día a día: actualizar el celular, o cualquier otro dispositivo móvil.  Apliquémoslo a la fiesta de hoy, en que celebramos al Corazón de Cristo. Al Amor de los amores. Al siervo sufriente de Dios que describe el profeta Isaías, que sufrió tantos ultrajes por amor a nosotros. Es la fiesta de la Misericordia con mayúscula, del hermoso Corazón de Nuestro Dios y Señor, herido y traspasado por nosotros.

Para poder celebrar como Dios manda esta fiesta necesitamos tener un corazón en sintonía con el de Cristo. Sólo así podremos detectar, percibir y reconocer el amor que Dios nos tuvo y nos tiene todos los días. Al fin y al cabo, esa es la esencia de la fiesta. El Amor es el corazón dentro del Corazón.

Entonces… ¿Qué tiene que ver lo del celular con todo esto? Mucho. Nuestro corazón también necesita ser actualizado. Recibe notificaciones, y de vez en cuando también vibra. Nos recuerda que hace mucho no lo ponemos en sintonía con el de Dios, y de vez en cuando nos viene muy bien hacerle caso. Tal vez ya lo hemos ido posponiendo por falta de tiempo, pero hoy no. Hoy es un buen día para interiorizar. Para clavar tus ojos de la fe en tu pecho y revisar cuándo fue la última vez que lo actualizaste.

¿Cómo podemos actualizar nuestro corazón? ¿Cómo ponerlo en sintonía con el del Maestro? Muy sencillo. Aquí tienes unos tips:

1) Habla con él. Orar es la mejor manera para entrar en sintonía con su corazón. Lo puedes hacer mentalmente, en voz alta, o partiendo de la lectura atenta y llena de fe de la Sagrada Escritura.

2) Pídele perdón: confiésate. Vivir en Gracia de Dios es la mejor condición en el que nuestra alma se puede encontrar, y el modo habitual de estar en comunión con él. Cuando estamos en gracia, Dios acrecienta en nosotros las virtudes teologales, que emanan de su Corazón, y nos da la fuerza para caminar por sus sendas. Además, percibimos más fácilmente las inspiraciones del Espíritu Santo, tan necesarias para nuestro camino de santidad diario.

3) Adora y comulga: recibir a Jesús Sacramentado y adorarlo, aunque fuera sólo 1 minuto, nutre nuestra alma y es una actualización eficacísima de nuestro corazón. Es el pan de los débiles, misterio de nuestra fe. Todo el tiempo que pasemos con él, aunque sólo sea un intercambio silencioso de miradas, es beneficio para nuestra alma y para toda la Iglesia.

4) Lee la Sagrada Escritura y maestros de vida espiritual: la lectura de la Biblia actualiza los criterios de nuestro corazón, y nos llena de la Sabiduría que viene de arriba, para poder juzgarnos a nosotros mismos y lo que nos rodea con los criterios de Dios. Nuestro intelecto se informa con la Verdad para poder después conformar nuestro actuar con el de Cristo.

Las actualizaciones de nuestro celular son prácticamente inmediatas. Estas, en cambio, son un proceso que nos llevará toda la vida. La similitud radica en la constancia, y en el principio tan conocido que dice: cambiar o morir.

Hoy es el día en el que la Iglesia celebra al Sagrado Corazón. Les comparto una lista de las promesas que el Sagrado corazón le hizo a Santa Margarita María Alacoque, a cambio de comulgar los primeros viernes de mes, durante nueve meses seguidos:

1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado (casado(a), soltero(a), viudo(a) o consagrado(a) a Dios).
2. Pondré paz en sus familias.
3. Los consolaré en todas las aflicciones.
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte.
5. Bendeciré abundantemente sus empresas.
6. Los pecadores hallarán misericordia.
7. Los tibios se harán fervorosos.
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección.
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y venerada.
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos.
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de Él.
12. La gracia de la penitencia final: es decir, no morirán en desgracia y sin haber recibido los Sacramentos.

Pidamos al Señor un corazón puro con el salmo 50: “Crea en mí, Dios mío, un corazón puro, y renueva la firmeza de mi espíritu.” y supliquemos también a Jesús que nos dé, todos los días, un corazón actualizado.

“Jesús Manso y humilde de corazón, ¡haz mi corazón semejante al tuyo!”

 

Soy mexicano. Me gusta tocar el piano y comer rico. Me encanta escribir y compartir experiencias con amigos. Me gusta viajar y conocer gente nueva. Estoy enamorado de Cristo y la Iglesia Católica por quien vivo y a quien busco servir con todo mi corazón. Soy Legionario de Cristo en formación.

Loading Facebook Comments ...

3 Comments

  • Patricia Gaxiola

    26 Junio, 2014 at 22:56

    Me encanto, como todo lo q escribes, Dios Nstro Sr te siga llenando de bendiciones para q las sigas compartiendo. Un beso Mua!

    Responder
  • Adriana valles

    27 Junio, 2014 at 00:15

    Bonita reflexión!! A poner nuestro corazón en sintonía con el de Jesús … Tanto amor, tanto cariño…sagrado corazón de Jesús en ti confió!! En unión pongo mi corazón con el tuyo…Quiero estar en sintonía, quiero estar atenta a todas esas maravillosas inspiraciones…saludos de Chihuahua se te extrañaaaa!!!!

    Responder

Deja un comentario