Silencio

“A continuación, el Espíritu lo empujó al desierto. Se quedó en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás; vivía con las fieras y los ángeles lo servían. Después de …

Yo no le dije nada. Se levantó de la banca, se acercó a Ramón, le agradeció por la ayuda y se fue con lágrimas de felicidad en sus ojos. Yo …

Back