sacerdote

Inquietud del hombre saciada con la inquietud de Dios. «Estando el todavía muy lejos, vióle su padre, y se le enterneció el corazón, y corriendo hacia él echósele al cuello …

Por Patricio Bringas Iturrioz, L.C. ¡Pobre sinvergüenza! Así podrían algunos llamarme cuando me miran por la calle. Quizás una persona más educada lo pensaría en su interior, pero ninguno de …

El sacerdote no puede tener hijos. Debe tenerlos… y muchos. Ante el misterio de la paternidad virginal, San José se nos presenta como figura paradigmática. Se podría decir que él …

Por Carlos Padilla, L C Se murieron siete este año. ¡Siete! Tres de ellos me apretaron el alma. Los sacerdotes también se cansan, también se enojan, también se ríen y …

Back