Archivos

Me encanta mi heredad

Al tomar esta fotografía me di cuenta del milagro que estaba viendo a través del objetivo fotográfico.

Imagínate unos cien seminaristas de todas partes del mundo caminando bajo el sol de Bolsena, por encima de calles bellamente adornadas con imágenes diseñadas con pétalos, y lo mejor de todo, caminando delante del Santísimo.

En este instante se me ha venido a la mente el salmo 15: “Me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad”. La verdad ha sido como un momento de gracia que me ha hecho pensar en la grandeza de Dios Nuestro Señor, la grandeza de vivir cada día al lado de mis hermanos religiosos, luchando hombro a hombro, rezando juntos, estudiando juntos, jugando juntos, riendo y hasta llorando juntos.

Cada uno con una cultura totalmente diversa, quizás lenguas distintas, pero todos con un mismo ideal, con una misma vocación: seguir a Cristo, entregar toda nuestra vida a Él.

Quizás nos podemos arrutinar y dejar de ver los miles y miles de detalles que nos rodean a lo largo de nuestro día (en mi caso, el verme rodeado de tantas maravillosas vocaciones). Quizá hay cerca alguna persona llena de dones, llena de humildad, de caridad, de respeto, de sabiduría… y nos podemos acostumbrar a ella.

Quizás hemos perdido la capacidad de maravillarnos de los pequeños detalles, de las personas y cosas que vemos a diario.

Quizás hasta llegamos a acostumbrarnos de las cosas espirituales como la Eucaristía, el mejor regalo de Dios, el milagro más evidente e impresionante, y podemos llegar a perder esa sensibilidad.

¡Intentemos impresionarnos de las maravillas que nos rodean en este día!

Soy un religioso Legionario de Cristo de la Ciudad de México. Me encanta tomar fotografías y encontrar, en ellas, a Dios en los pequeños detalles de nuestra vida cotidiana. Me fascina la música y tocar la guitarra.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario