La silla que queda para la historia del Arte Sacro

Por Wenderson Machado, LC

Hay grandes maestros del arte que han dejado su marca en la historia haciendo obras espléndidas como cuadros, esculturas, mosaicos, etc.
Imaginemos que pudiéramos entrar en la Historia del Arte, y no de cualquier arte, sino del Arte Sacro, haciendo una silla: la silla que el Papa utilizará en una de sus celebraciones. Éste sería, sin duda, el sueño de muchos artesanos: ver que su trabajo sea reconocido como una obra de arte. Esto es lo que pasa en México, donde el Santo Padre Benedicto XVI estará el mes de marzo, en la ciudad de León, Guanajuato.
Seis carpinteros y un tornero están encargados de hacer la silla que Benedicto XVI usará en la catedral de León, el 25 de marzo. Posteriormente, un tallador hará los detalles de la silla.
En declaraciones a la agencia EFE, uno de los carpinteros, José Cruz González Martínez, que es el encargado de la fabricación de la silla, dijo: “éste no es un trabajo especial; se pasa de especial. El simple hecho de que es para el Papa lo marca a uno y, como me decía el Padre Lemus, esta silla nada más la va a usar el Papa y de ahí se va al Museo de Arte Sacro”.
El artesano también declaró que había ocultado esta gran noticia a su familia durante 13 días, hasta que ya no pudo aguantar más la alegría y les dijo entre lágrimas: “estoy haciendo la silla del Papa”.
La silla está siendo elaborada con caoba chiapaneca, una de las maderas más finas en México. Su medida será de entre 1,60 y 1,70 metros de altura, dependiendo de los detalles del escudo papal que coronará el respaldo, y 79,5 centímetros de ancho por 62 de fondo.
El trabajo se realizará en dos fases: la primera, con los seis carpinteros y el tornero, y la segunda, con el tallador que hará los detalles de la silla.
La pieza cuenta con detalles simbólicos, como los dos leones que rematan los brazos y que representan a la ciudad de León, según informa la agencia de noticias ACI prensa.
La silla debe estar lista para el día 20 de febrero, y los carpinteros trabajan  hasta 12 horas diarias, además de los fines de semana, para entregar el pedido a tiempo. Al final de la visita papal, la silla será llevada al Museo de Arte Sacro, situado en la Catedral Metropolitana de León.
El Santo Padre estrenará la silla en la misma Catedral Metropolitana el 25 de marzo, en las vísperas de su partida para Cuba. Y desde ella, el Papa dirigirá un mensaje a los obispos de México y de América Latina.
Previous post
Diálogo entre la Iglesia y el fútbol
Next post
Coctel de creencias fantasiosas

No Comment

Deja un comentario

Back
SHARE

La silla que queda para la historia del Arte Sacro