Archivos

La Iglesia mi Madre

Ya dos años en Roma, la famosa, la religiosa, la mítica y la majestuosa “città eterna”. Al pasar un día con la cámara, detenerme y contemplar la fachada de la Basílica de San Pedro, me encontré delante de mí una gran Iglesia, la Iglesia que no era la mismísima basílica, sino la Iglesia mi Madre, que me acogía y me abrazaba con la columnata de Bernini como símbolo.

Lo que más me ayudó a reflexionar fue el volver la mirada atrás y ver la gran cantidad de personas que caminaba por la plaza. Cantidad de idiomas, culturas, gustos, formas de pensar, países, todos bajo esos brazos maternos de nuestra Madre la Iglesia.

Nuestra Madre la Iglesia compuesta por cada uno de nosotros, sus hijos muy amados. Es nuestra Madre dado que nos da a Cristo, y nos hace hermanos con Él mediante el bautismo; todo lo recibimos de ella, no deja de sostenernos y no deja que nuestros pies vacilen.

Una Madre que sufre cuando uno de sus hijos vacila en su fe y lo ve alejarse, pero que siempre está y estará a la espera con un corazón misericordioso y brazos abiertos.

Una Madre que nos da una gran cantidad de hermanos; en la fe, llenos de dones y cualidades que nos enriquecen con sus ejemplos, sólo hay que saber ver en ellos los rasgos de nuestra Madre la Iglesia.

No seamos indiferentes ante nuestra Madre la Iglesia, y que al pasar o ver una Iglesia, nos acordemos de la Iglesia universal, nos acordemos de nuestros hermanos en el rincón más recóndito de la tierra y ofrezcamos un Ave María por nuestros hermanos más necesitados.

Soy un religioso Legionario de Cristo de la Ciudad de México. Me encanta tomar fotografías y encontrar, en ellas, a Dios en los pequeños detalles de nuestra vida cotidiana. Me fascina la música y tocar la guitarra.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario