La esponja cristiana

6142522748_69a366ea2c_o

Hace unos días recibí una esponja que necesitaba para limpiar mi cuarto. Llegaba recién comprada y aún estaba dentro de su bolsita plástica. La dejé arriba de mi mesa, sin abrirla. Al cabo de un rato la fui a abrir y de repente se me cruzó una idea. Esa esponja, así, dentro de su bolsita, es inútil. Hay que sacarla de su bolsita. La hicieron y la compraron para eso para enjuagar, para fregar, para limpiar.

Hay muchos sitios en casa en donde sólo ella puede meterse para despegar la indecorosa mugre acumulada desde tiempos inmemoriales. No hay otro que lo haga mejor que ella. Pero si no sale de su bolsita, ahí se va a quedar, dentro de la zona de su conforto e interés egoísta, y a su alrededor todo se va a ir ensuciando. Una esponja que no limpia no sirve.

Reza el dicho que “quien no vive para servir no sirve para vivir”. Este sujeto verde-amarillo encarna a la perfección el juego de palabras. Cada cristiano es una esponjita. Una esponjita que fue hecha para servir, para limpiar todo lo que toque y raspe. No va a dejar a la mugre en paz. No va a permitir que el polvo de la rutina y la suciedad del pecado se asienten y adhieran. Va a dar el brillo a pisos de valores y va enjuagar conciencias indiferentes. Pero si la persona no sale de la bolsita de sus intereses, la esponja va a continuar siendo inútil. Como el Papa Francisco siempre nos invita: salir afuera de uno mismo, de su propia bolsita.

Pero ojo. La esponja que friega muy bien debe empaparse con frecuencia para rendir al máximo. La esponja y el agua son grandes combinaciones. Si el agua del amor a Dios nos empapa, ahí sí limpiamos todo. El que la creó, la compró y la puso ahí fue Dios, y seguro que tuvo sus razones para que la esponja conviviera con cosas limpias y sucias, y también sabía que la esponja se podría ensuciar, endurecer o resquebrajar en sus faenas del día a día.

San Agustín decía: “Ama y has lo quieras”. Se podría parafrasear algo así como “llénate de agua y limpia lo que quieras”. La esencia del cristiano-esponja es esta: vivir empapado del amor de Dios e impregnar toda la jornada, cada situación, con el agua del amor, sobre todo cuando encontramos manchas de impotencia, pecado e indiferencias en mi prójimo. Para que nunca nos falte el agua suficiente de amor, Dios nos regaló tres grandes fuentes que siempre nos renuevan la frescura y suavidad de la esponja: la Eucaristía, la oración y la confesión.

Gracias a Dios la esponjita que recibí me está ayudando mucho. ¿Cuál es la bolsita que todavía te falta romper para que tu misión de esponja dé un brillo divino a tu jornada hoy?

Previous post
De frente a la muerte
Next post
Conócete a ti mismo

4 Comments

  1. Graciela
    16 noviembre, 2014 at 15:21 — Responder

    Sencillamente hermoso.

  2. Angie
    16 noviembre, 2014 at 15:38 — Responder

    Que lindo mensaje matii.rezamos por vos.te quiero.tu hermana preferida

  3. Alfredo Montes
    25 noviembre, 2014 at 19:54 — Responder

    glup! me has dado en la torre. hay bolsitas que tengo q romper. gracias!!

Deja un comentario

Back
SHARE

La esponja cristiana