Archivos

La alegría de vivir

por Lázaro García

Creer es una labor divina, casi un privilegio para cualquier hombre hablando de la vida. Creer significa en un después, aguardar con esperanza lo que no se conoce confiando en la palabra de quien se ama.

A medida que estudiamos vamos acostumbrándonos a separar, a analizar por partes y quizá también la Pasión, todo ese relato de Juan nos acostumbramos a distinguirlo de la cruz, como si fuera otro capítulo.

Mi sorpresa fue San Lucas, que pasa con libertad del momento del sepulcro al primer instante de sábado con una coma, como si dijera que esto no ha acabado, como narrando el final apoteósico propiamente que revela a un Dios que vive, con signos, con prodigios, con la plenitud de la Escritura y todo aquello prometió en el Sacro Libro.

La vida todavía no acaba, y por eso es necesario esperar hasta la muerte, donde el que Vive nos hará coherederos de su proeza, la Resurrección.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario