Archivos

  • Home
  • /
  • Dios
  • /
  • El mandamiento más importante

El mandamiento más importante

“Los fariseos, al oír que había hecho callar a los saduceos, se reunieron en un lugar y uno de ellos, un doctor de la ley, le preguntó para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento principal de la ley?». Él le dijo: «“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente”. Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En estos dos mandamientos se sostienen toda la Ley y los Profetas».” (Mt 22,34-40 / XXX Domingo Ordinario A)

 

 

10 mandamientos, 7 bienaventuranzas, mandamiento nuevo de Jesús… 31,102 versículos… más de 600,000 palabras… ¡y ahora me quieren decir que seguir a Jesús es simple y sencillo! Sólo de pensar en el tiempo que me llevaría leer, entender y empezar a vivir lo que Dios me dice en la Biblia… ya me dio cortocircuito cerebral.

Así pensaban los fariseos del tiempo de Jesús… y muchos católicos de hoy también…: normas, prohibiciones, restricciones… Pero contrario a la opinión popular, seguir a Jesús es muy sencillo. Consta: dije “sencillo”, no fácil… “¡sencillo!” Sólo hay dos principios básicos a seguir… que en realidad son uno solo, como una moneda: tiene dos caras.

Para ser cristiano sólo hace falta una cosa: vivir el amor. Los fariseos le preguntaron a Jesús cuál era el mandamiento más importante y Él nos lo dejó bien claro: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente“. Y como su amor por nosotros siempre se desborda, nos aclaró, de una vez, cuál sería el segundo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo“. Así de sencillo… dos mandamientos… ¿Dos?

Si yo le enseño a alguien una moneda con la cara de George Washington y luego le enseño una moneda igual, pero con un águila calva… muy probablemente me dirán que tengo un Quarter, o 25¢ de dólar. Todos sabemos que no hablo de dos monedas diferentes: es una moneda, vista por ambas caras. Sólo una moneda trucada tendría la cara de George Washington por ambos lados… y una moneda así, no vale nada.

Dios nos ha creado para ser como Él, para vivir como Él… y Dios es comunión de amor. Por eso el mandamiento principal y más importante es amar a Dios, amar al Amor. Y el segundo no es otra cosa más en la lista: en realidad, es parte del primero. Quien ama a alguien, ama todo lo que el amado ama… y no, no es un trabalenguas. Todos nosotros tenemos seres queridos y por esas personas que amamos, seríamos capaces de hacer o cambiar cualquier cosa.

El amor a Dios no es diferente al amor humano… es sólo superior, más grande, más intenso. Dios ama a todos los hombres, porque son sus creaturas predilectas, sus hijos. Si amo a Dios, no puedo no amar a cada hombre que encuentro en mi camino. Así de sencillo. Ya lo decía san Agustín: “Ama y haz lo que quieras”. Sencillo… pero difícil. Jesús nunca dijo que sería fácil. Y también eso nos lo dejó muy claro al subir a esa cruz desde donde nos espera con los brazos y el corazón abierto, derramando la sangre de su amor hasta la última gota.

 

Foto: Maria Eklind

"Me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad!" (Sal 15,6) Nací en El Salvador. Sólo Dios sabe cómo llegué a la Legión: lo que importa es que ya estoy donde quiero estar. Ahora trabajo en la promoción vocacional en Centroamérica, mientras me acerco cada vez más al sacerdocio.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario