Archivos

  • Home
  • /
  • Arte
  • /
  • El arte de evangelizar con el arte

El arte de evangelizar con el arte

4440640248_593748e3fd_b

Puede ser por el techo de la Sixtina o el mármol de la Pietà; por el rojo intenso de un Caravaggio o el dulce rostro de un fresco de Rafael, el hecho es que el arte sacro nos habla, indicando que hay algo más allá de la pintura y la técnica: Hay un Dios y una historia que inspiran.

El Evangelio y la historia de la Salvación han sido durante muchos siglos fuente de inspiración para artistas de todas las latitudes y épocas, basta ver la enorme cantidad de arte sacro cristiano que hay en toda cultura. Y en esas obras ha quedado inmortalizada y concretada una experiencia personal de fe y de encuentro con Dios.

Por eso el arte sacro es un camino excelente de evangelización porque no sólo narra hechos sino que refleja encuentros, encuentros de personas con un Salvador; además de decir verdades, las transmite con belleza y emoción. Detrás de cada obra de arte sacro hay una experiencia personal, una historia particular.

Evangelizar con el arte es lograr que el mensaje velado detrás de cada obra llegue y hable a cada espectador en su circunstancia actual. Es hacer ver a las personas lo invisible y elevar el alma para tocar a Dios. He tenido la gracia y la oportunidad de poder ayudar a las personas a descubrir lo profundo del mensaje del arte sacro, la gracia de Dios puede actuar incluso por medio de una obra de arte, como decía San Juan Pablo II. Yo lo vivo en carne propia siempre que entro a la Sixtina con una persona, salimos transformados, agradecidos, alcanzados por la gracia.

En un mundo que abre la boca para todo, y la cierra cuando se habla de Dios, el arte testimonia que hablar de Dios es posible, y con elegancia. El arte sacro es testigo de aquello que ya había dicho Jesucristo cuando unos escribas enfadados porque las personas lo aclamaban le pidieron que los hiciera callar: “Les digo que si éstos se callan, las piedras clamarán”. Es verdad, ¿qué es una catedral, sino piedras que en coro aclaman la gloria de Dios?

 

Crédito de foto: Marc

Loading Facebook Comments ...

One Comment

  • Gustavo Rodriguez Hernandez

    11 Diciembre, 2014 at 20:53

    Es interesante el artículo, quizá el arte sacro esté incluso por encima de la misma teología, porque puede representar en otro lenguaje, en algunos casos más comprensible que la ciencia teológica, sobre todo antes de la deshumanización del arte. Incluso podemos aventurarnos a decir que hay casos históricos en los que el arte sacro se ha adelantado a las afirmaciones teológicas o dogmáticas, por esto que en el lenguaje de la semiótica moderna se llama “percepto”, es decir lo que es anterior al concepto o a la formulación teórica de un contenido, pienso en la Asunción de la Virgen, en la divinidad y humanidad de Jesucristo y de la Iglesia, o en casos más bien prácticos como la denuncia o la protesta por los abusos (como en los casos de las iglesias españolas que aparecen tallados o esculturas en relieve que representan a frailes con cabeza de cerdos en la Iglesia de Ciudad Rodrigo). Solo quedaría un problema y es el de el arte sacro frente a la crítica de arte o a la curaduría contemporánea.

    Responder

Deja un comentario